PRUEBAS CELIAQUÍA E INTOLERANCIA AL GLUTEN

Diagnóstico celiaquía e intolerancia al gluten

Introducción pruebas de intolerancia al gluten y enfermedad celiaca

Se estima que hasta un 10% de la población manifiesta algún tipo de sensibilidad inmunológica frente al gluten con consecuencias negativas para su salud.

Según el tipo de respuesta inmunológica que desencadene el gluten, el paciente puede padecer:

 

  • Alergia al gluten si la respuesta inmunológica es de tipo alérgico.

  • Enfermedad celíaca si la respuesta es de tipo autoinmunitario. 

  • Sensibilidad al gluten no celíaca, cuando la respuesta inmunológica no es de tipo alérgico ni autoinmunitario.

 

Las pruebas celiaquía e intolerancia al gluten de la Clínica Ojeda conforman un programa que ofrece un protocolo de diagnóstico diferencial que permite identificar el tipo de patología que padece un paciente en el que se sospecha sensibilidad al gluten. De este modo, el fin es iniciar el tratamiento más adecuado y prevenir la aparición de otras enfermedades asociadas o bien revertirlas, en algunos casos, si ya están presentes.

Con frecuencia, la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten no celíaca van acompañadas de otras enfermedades de tipo inmunológico (diabetes mellitus tipo 1, tiroiditis autoinmunitaria), neurológico (migrañas, ataxia, epilepsia), psiquiátrico (ansiedad, depresión), reumático (dolores musculares y articulares, debilidad, fatiga crónica, fibromialgia) o reproductivo (infertilidad, abortos de repetición).

Pruebas celiaquía e intolerancia al gluten

¿Cómo diagnosticar qué tipo de sensibilidad al gluten se padece?

Si bien existen pruebas diagnósticas específicas para detectar la alergia al gluten y la enfermedad celíaca, no existe, hoy por hoy, ninguna prueba que permita diagnosticar fiablemente la sensibilidad al gluten no celíaca, por lo que su diagnóstico se realiza por exclusión.
Por ello, se utilizan cuatro tipos de pruebas que son determinantes para el diagnóstico diferencial de estas tres enfermedades. Algunas de estas pruebas se realizan en la Clínica Ojeda y para otras se requiere la derivación del paciente a otros centros de confianza como la Clínica CMED.

1º. Pruebas cutáneas

Con estas pruebas se determina si el paciente es alérgico a proteínas del trigo. Se incluyen alérgenos inhalantes y alimentos incluyendo harinas, gluten y gliadina. Se trata de las pruebas de prick-test.

2º. Estudio inmunológico

Los análisis de sangre sirven ampliar el estudio alergológico y para medir la presencia de anticuerpos relacionados con la enfermedad celíaca (antitransglutaminasa, antiendomisio, antigliadina y antipéptidos desaminados de gliadina).

Estudio genético

Permite saber si el paciente es portador de genes que aumentan el riesgo de padecer enfermedad celíaca. Se realiza a través de un análisis de sangre o muestra de saliva.

4º. Endoscopia con biopsia intestinal y estudio anatomopatológico

Ésta es la prueba de referencia en el diagnóstico de la enfermedad celíaca.

La endoscopia permite visualizar la parte superior del tracto digestivo, desde el esófago hasta el duodeno (principio del intestino delgado). Además, se toman muestras de los tejidos (biopsias) para ser analizadas al microscopio y poder identificar los cambios típicos de la enfermedad celíaca.

Para esta prueba se requiere la colaboración experta del endoscopista y del anatomopatólogo.

Hoy en día, se trata de un procedimiento escasamente molesto pues se realiza con sedación.

Las guías internacionales permiten obviar la biopsia intestinal únicamente en los niños si se cumplen tres requisitos:

–          Síntomas digestivos muy sugestivos de enfermedad celíaca

–          Marcadores sanguíneos aumentados más de 10 veces con respecto a la normalidad

–          Estudio genético de riesgo elevado para padecer enfermedad celíaca.

¿Qué es el gluten y cómo nos afecta?

Las gluteninas son el conjunto de proteínas no solubles en agua de cereales como el trigo, la cebada, el centeno, la avena, el triticale, la espelta y el kalmut. Estas son las responsables de la obtención de masas más elásticas y de un producto final con mayor volumen y esponjosidad.

Además, son proteínas muy nutritivas, aunque algo indigestas ya que nuestro sistema digestivo no dispone de las enzimas necesarias para digerirlas por completo. Los pequeños fragmentos no digeridos son los que pueden provocar problemas intestinales.

Las personas sanas no notan malestar al tomar cualquiera de los cereales que contienen gluten, sin embargo, en personas que presentan enfermedad celíaca, esos pequeños fragmentos de gluten no digeridos son capaces de sensibilizar al sistema inmunitario generando una cascada de procesos biológicos que, finalmente, acaban lesionando la mucosa intestinal. 

El gluten es un ingrediente de declaración obligatoria a partir de 20 partes por millón (que es el límite de detección de las técnicas analíticas).

¿Qué es la enfermedad celíaca?

La celiaquía es una enfermedad con manifestaciones digestivas y extradigestivas. Se genera por una sensibilización del sistema inmunitario a proteínas de nuestros propios tejidos. Por eso se dice que se trata de una enfermedad autoinmunitaria. Esta sensibilización viene condicionada genéticamente (predisposición familiar) y es necesaria la presencia del gluten en la dieta, por eso la dieta exenta de gluten resuelve los síntomas asociados en la gran mayoría de los pacientes.

Esa reactividad del sistema inmunitario frente a los propios tejidos induce cambios en la mucosa intestinal (atrofia) que conlleva una inadecuada absorción de los nutrientes de los alimentos que tomamos (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas), con los consiguientes problemas asociados para la salud.

La prevalencia de la enfermedad celíaca en España es aproximadamente de 1 por cada 100 personas. Esto la convierte en la enfermedad crónica intestinal más frecuente en nuestro país. Además, su componente genético justifica que pueda haber más de un paciente celíaco dentro de una misma familia. A pesar de ser la forma de sensibilidad al gluten más estudiada y mejor conocida, todavía hoy un gran número de pacientes están sin diagnosticar y hasta 1 de cada 4 pacientes se diagnostican más allá de los 65 años de edad.

Sintomatología de la enfermedad celíaca

Síntomas digestivos: diarrea crónica o tendencia a heces pastosas, o bien estreñimiento, hinchazón abdominal (abdomen prominente), náuseas y vómitos.

Síntomas extradigestivos: la afectación fuera del aparato digestivo es amplia y diversa pudiendo aparecer síntomas o signos como anemia, debilidad generalizada, erupciones cutáneas (dermatitis herpetiforme), dolor de cabeza, alteraciones del esmalte dental, raquitismo, fracturas espontáneas, abortos de repetición, infertilidad, trastornos menstruales, alteraciones de la marcha (ataxia).

¿Qué es la sensibilidad al gluten no celíaca?

La sensibilidad al gluten no celíaca es un síndrome descrito hace poco tiempo y todavía hoy no bien comprendido. Algunos pacientes comparten características clínicas más acordes con la enfermedad celíaca mientras que otros presentarían un cuadro clínico más parecido al de una intolerancia a los azúcares o también el de una alergia intestinal. Los autores más expertos han propuesto que se cambie su denominación por la de síndrome de intolerancia al trigo ya que este tipo de pacientes tolerarían otros cereales con gluten y el cereal problemático sería solamente el trigo.

Sintomatología de la sensibilidad al gluten no celíaca

Dolor habitual en la zona abdominal, diarreas frecuentes, eccemas o erupciones en la piel, dolor de cabeza, fatiga y confusión, estreñimiento, náuseas y vómitos, anemia, adormecimiento o dolor de las extremidades, hinchazón abdominal, además de cualquiera de las enfermedades antes descritas.

¿Qué es la alergia al trigo?

Las distintas proteínas del trigo, entre las que se incluye el gluten, pueden inducir una respuesta inmunológica de hipersensibilidad inmediata mediada por los anticuerpos IgE dirigidos frente a estas proteínas.

Su modo de presentación es muy diverso, dependiendo del tipo de proteína a la que nos sensibilicemos. La alergia a proteínas que llegan por vía digestiva pueden producir desde una reacción leve de picor o enrojecimiento alrededor de la boca, hasta síntomas más graves consistentes en una anafilaxia (reacción generalizada) o un choque anafiláctico.

Los síntomas de una alergia al trigo suelen ser de inicio brusco, a los pocos minutos de tomar el alimento, pudiendo desencadenar una situación clínica grave de forma rápida.

Sintomatología alergia al gluten

Vómitos, dolor abdominal, diarrea, sangrado digestivo, asma, tos, laringitis, rinitis, conjuntivitis, urticaria, edema o inflamación, dermatitis atópica, reacciones de anafilaxia, etc.

Tratamiento de los trastornos relacionados con el trigo

Las recomendaciones de tratamiento pueden variar de un individuo a otro en función del trastorno relacionado con el trigo/gluten que se determine.

Hasta el momento actual, el único tratamiento válido para la enfermedad celíaca es la dieta totalmente exenta de cereales con gluten y de alimentos que los puedan contener. Con esta medida, la gran mayoría de personas celíacas normalizarán sus cambios intestinales y dejarán de tener síntomas. Conviene recordar, sin embargo, que algunos síntomas, sobre todo los que afectan al sistema nervioso, pueden ser irreversibles. También existen personas que, a pesar de la dieta exenta de gluten, siguen teniendo lesiones intestinales; es lo que se denomina, la enfermedad celiaca refractaria.

En el caso de la alergia a las proteínas del trigo, las recomendaciones dietéticas deben ser más individualizadas, dependiendo del tipo de alergia que se padezca. En algunos casos de alergia, la Clínica Ojeda tiene experiencia en tratamientos de inducción de tolerancia o de inmunoterapia oral.

En el caso concreto de la sensibilidad al gluten no celiaca, o como se prefiere denominarla actualmente, intolerancia al trigo, conviene identificar si dicha intolerancia es debida exclusivamente al trigo o está relaciona también con otros alimentos ricos en azúcares, dado que las recomendaciones dietéticas pueden diferir sustancialmente. En la actualidad, se prueban distintos tipos de dieta para saber cuál de ellas es mejor tolerada por el paciente.

pruebas celiaquía e intolerancia al gluten

¡ME INTERESA!

Quiero reservar cita o solicitar información

INFORMACIÓN GDPR

De conformidad con lo establecido en la normativa vigente en Protección de Datos de Carácter Personal, te informamos que tus datos serán incorporados al sistema de tratamiento titularidad de CLÍNICA DE ASMA Y ALERGIA DRES. OJEDA, S.L. con NIF B-81471153 y domicilio social en C/ Oquendo 23, Madrid 28006 con la finalidad de atender tus consultas y remitirte información relacionada que pueda ser de su interés. En cumplimiento con la normativa vigente, CLÍNICA DE ASMA Y ALERGIA DRES. OJEDA, S.L. informa que los datos serán conservados durante el plazo estrictamente necesario para cumplir con los preceptos mencionados con anterioridad.

Mientras no nos comuniques lo contrario, entenderemos que tus datos no han sido modificados, que te comprometes a notificarnos cualquier variación y que tenemos tu consentimiento para utilizarlos para las finalidades mencionadas.

Con envío del formulario presentado más arriba aceptas la política de privacidad de CLÍNICA DE ASMA Y ALERGIA DRES. OJEDA, S.L.

Visítanos

C/ Oquendo 23

28006 Madrid

Escríbenos

contacto@

clinicaojeda.es

De L a V

9:00 a 14:30

16:00 a 20:30

T
SERVICIOS MÉDICOS
  • Consultas asma y alergia
  • Pruebas diagnósticas asma y alergia
  • Tratamiento de asma y alergias
  • Estudios clínicos
  • Diagnóstico molecular alergias
  • Inmunoterapia oral con alimentos

 

p
INFORMACIÓN
  • Aseguradoras
  • Vídeos de asma y alergia
  • Descargas pacientes
  • Vídeoconsulta
  • Contacto
  • Política de privacidad, aviso legal y cookies